Abdominoplastia

 

La abdominoplastia es la operación consistente en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flacidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos.

La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha, no es una intervención para adelgazar, sino para quitar el pliegue o faldón que hace la piel del abdomen ya sea porque sobre mucho peso o porque se ha adelgazado y se ha quedado un exceso de piel a modo de delantal y que puede ser causa de dermatitis, etc.

¿Cómo se lleva a cabo la abdominoplastia?

La intervención se realiza bajo anestesia general, practicándose una incisión por encima del vello pubiano que se prolonga hacia las caderas. Se libera la piel del abdomen y si es preciso, se refuerzan con suturas los músculos abdominales y se tracciona hacia abajo la piel sobrante y se extirpa. También está indicada cuando sobra grasa, con lo cual se puede realizar una miniabdominoplastia sin desplazar el ombligo si no sobra mucha piel y combinada o no con liposucción; si la piel sobrante es mayor se tensiona y hay que hacer un nuevo ombligo.

Después de la cirugía:

Después de la operación el paciente llevará una faja especial, reforzada con un vendaje, según cada caso individual. Las cicatrices alrededor del ombligo y en el abdomen inferior irán mejorando con el transcurso del tiempo. No obstante, en algunos casos es preciso realizar una revisión cicatricial con anestesia local. Más que en ninguna otra intervención de Cirugía Estética vale la frase: “el cirujano hace la sutura y el paciente la cicatriz”.  Como posibles, aunque raras complicaciones, cabe mencionar la pérdida de vitalidad (necrosis) de la piel situada por encima del pubis que puede requerir un tratamiento postoperatorio más prolongado. Igualmente pueden aparecer seromas y/o hematomas que requieran evacuación.

En algunas personas los músculos del abdomen pueden estar un poco separados, y esto se produce sobre todo tras los embarazos; pues se puede aprovechar esta intervención para volver a unirlos. También se denomina esta intervención como dermolipectomía, ya que quita piel y grasa.  La cicatriz va desde un lado de la cadera a otro y tapada por la braguita.

Se requiere anestesia general para el caso de abdominoplastia completa; en cambio la miniabdominoplastia se puede hacer con sedación y anestesia local.  Posteriormente, los primeros días es conveniente no someter la cicatriz a tracción y dormir con las rodillas un poco flexionadas. El aspecto de la cicatriz suele ser bueno, si bien dependerá también de la calidad de la piel de la persona, ya que si tiene mucha flacidez o estrías, puede requerir en un futuro volver a tratar esa cicatriz.