Otoplastia

 

Las orejas en asa o de soplillo, son una de las causas estéticas que originan mayores complejos. La Otoplastia es una sencilla intervención que remodela y/o reduce el tamaño de las orejas, logrando una correcta simetría de las mismas, en consonancia con el rostro.

De esta forma, los pacientes logran mejorar su imagen y la confianza en sí mismos.  El resultado de la intervención es permanente y no se modifica con el transcurso de los años, a veces son necesarios retoques y las complicaciones ya sean cutáneas o del cartílago son excepcionales. Las cicatrices suelen permanecer rojizas los primeros seis meses, para comenzar a aclararse y a disimularse a partir de esta fecha. La cara anterior de la oreja (aunque no lleve cicatrices) debe protegerse del sol con protectores los dos primeros meses para evitar la hiperpigmentación.

La recuperación es rápida y puede aparece alguna molestia por la compresión de la oreja. Es por ello que la reincorporación a la vida cotidiana y laboral se puede producir en un par o tres de días. El paciente debe llevar un vendaje que le será retirado al cabo de 24 o 48 horas siguientes a la intervención. Pueden aparecer algunos hematomas en la oreja o alrededor, pero éstos se disolverán en unos 4 días de manera natural o mediante algún tratamiento tópico.

El resultado estético puede observarse casi de manera inmediata, aunque con los días se verá mucho mejor en el caso que apareciera algún hematoma. La cicatriz, que queda estratégicamente escondida detrás de la oreja, se vuelve inapreciable en el transcurso de unos meses.

 

De su interés:

  • Deberá llevar un vendaje durante 2 ó 3 días, las orejas permanecen ligeramente inflamadas durante unos 5 días.
  • Los puntos se retiran a los 15-20 días.
  • Los cartílagos de las orejas siguen creciendo con la edad.