Rinomodelación

Consiste en inyectar productos de relleno en la nariz, con el fin de proyectar la punta, disimular un caballete, aumentar el ángulo nasolabial, corregir defectos e irregularidades nasales sin tener que pasar por el quirófano consiguiendo así una cara con perfil mucho más armónico y estético. Es decir, que hay intervenciones de nariz que se pueden evitar con las inyecciones, pero no todas; es necesario hacer un estudio previo en cada caso y se realiza de manera similar a la corrección de arrugas, mediante pequeños pinchazos; a veces podemos complementarlo con hilos para subir la punta nasal y es más permanente. Los materiales de relleno que utilizamos son totalmente biocompatibles e hipoalergénicos.